martes, 12 de mayo de 2015

El mito de la "victoria soviética"


El 8 de mayo de este año se conmemoró el 70 aniversario de la rendición incondicional alemana de 1945 que puso fin a la Segunda Guerra Mundial en Europa (aunque Japón seguía combatiendo en el Pacífico). La izquierda, por su lado, salió inmediatamente a unirse al actual discurso ruso de hacer propaganda sobre que "los soviéticos nos salvaron de los nazis".

Un medio "serio" como el diario con tendencia progresista, Washington Post, directamente titula: "No hay que olvidar cómo la Unión Soviética salvó al mundo de Hitler".

Por supuesto, no podemos esperar una mirada que no sea pro-soviética en RT (canal de noticias internacionales creado y financiado por el gobierno ruso) que, al menos, es honesto en su esfuerzo propagandístico cuando, en una tendenciosamente construida pregunta de encuesta, dice: "Tras 70 años de la Victoria soviética sobre el nazismo, ¿es posible una Tercera Guerra Mundial?". La táctica de Putin de revivir viejas glorias para sacar provecho personal se acopla a los deliberados desatinos históricos de gran parte de la izquierda.

Dada la alianza política venezolana-rusa, predeciblemente el canal de noticias internacionales creado y financiado por el gobierno de Venezuela, Telesur, se adhiere completamente al relato ruso.

La idea a transmitir, es que la victoria fue realmente soviética y que ellos, en definitiva, acabaron con los nazis (con, tal vez, algo de ayuda aliada). Cualquier idea en contrario es solo parte de la "propaganda occidental capitalista".

Ninguna de las notas mostradas, ni de similares que leí estos días, hace la más mínima mención a la ley norteamericana Lend-Lease (en español: Ley de Préstamo y Arriendo). El Lend-Lease fue una ley de marzo de 1941 pasada por el Presidente de Estados Unidos, Franklin Roosevelt, para permitir al gobierno enviar suministros militares de todo tipo a los países que considerara. A cambio, Estados Unidos pedía permisos para desplegar bases. Para más deshonestidad, si uno busca "préstamo y arriendo" en RT, se encuentra desde un documental hasta una noticia referida de fin del año pasado. Sin embargo, en las notas sobre el actual festejo, ni se lo menciona. 

El historiador y profesor emérito de la Universidad de Nueva York, Dr. Albert Weeks, tiene un libro (Weeks, 2004) no muy largo dedicado a analizar la ayuda enviada a la Unión Soviética. En su forma original, la ley tenía como objetivo ayudar a Gran Bretaña, China y otros países. Pero desde noviembre de 1941 se incluyó mandar ayuda en forma de suministros militares a la Unión Soviética también, aunque de facto ya se le enviaba material desde septiembre (Weeks, 2004: 22-23). Previo a la caída de la Unión Soviética, los historiadores creían que el Lend-Lease solo proveía un 4 % del equipo militar que los soviéticos producían (porque las cifras de producción estaban artificialmente infladas). Luego del colapso socialista y con la desclasificación y mejor acceso a los archivos, se corrigieron las cifras. Así, el historiador ruso Sokolov demostró que, en realidad, el Lend-Lease representó entre 15 % y 25 % (en algunos casos, hasta 50 %) de los productos militares que los propios soviéticos producían (Weeks, 2004: 8). Es decir, la ayuda económica y militar de Estados Unidos a la URSS para combatir a los nazis fue considerablemente grande. 

El Lend-Lease fue, de acuerdo con historiadores (varios de ellos rusos), un "salvavidas". En el sentido de que, sin esa ayuda, la Unión Soviética se hubiera retrasado fatalmente en alcanzar la victoria o al menos no habría podido contrarrestar el embate nazi hacia los años 1943-44. Ese retraso le habría dado tiempo a Hitler, del cual carecía, para perfeccionar varias armas que estaban en diseño (alguna bomba atómica o misiles de largo alcance) (Weeks, 2004: 7-8).

Algunas cifras totales del programa norteamericano Lend-Lease (incluye las contribuciones de los "aliados anglosajones" Estados Unidos, Gran Bretaña y Canada) para ayudar a los soviéticos (Weeks, 2004: 67, 122):
  •  10.000 tanques
  •  10.000 piezas de artillería
  •  14.500 aviones
  •  100.000 toneladas de caucho
  •  500.000 toneladas de metales no ferrosos
  •  casi 500.000 camiones
  •  2.7 millones de toneladas de provisiones de comida
  •  cientos de barcos
  •  maquinaria por un valor de U$S 3.000.000.000 (incluyendo fábricas completas)
  •  vestimenta militar para 3.000.000 de soldados rojos
  •  alimento para que un ejército de 12.000.000 de soldados tengan media libra de comida por día durante toda la guerra
Difícilmente esto pueda considerarse que es una ayuda marginal. Weeks menciona otras muchas formas de asistencia norteamericana, pero solo me quedaré con eso. El Land-Lease costó entre 42 y más de 50 mil millones de dólares. Casi un tercio era la parte que le tocaba a la URSS, 12.5 mil millones (Weeks, 2004: 23, 128). Ajustándolos por inflación con el IPC norteamericano, los 50 mil millones de 1945 equivalen a 652 mil millones de dólares actuales. La URSS, por otro lado, recibió hacia 1945 el equivalente actual de 163 mil millones de dólares.

Todo ese equipo contribuyó enormemente a la movilidad y supervivencia del ejército rojo. Una parte se deterioró por la mala manutención por parte de los soviéticos y su ineficiente infraestructura, apilándose como chatarra (Weeks, 2004: 124). Sin embargo, la inmensa mayoría se utilizó inmediatamente.

Weeks es muy prudente en hacer un juicio definitivo sobre exactamente cuan crucial fue la ayuda (Weeks, 2004: 134). Pues es absolutamente imposible retroceder el tiempo y observar en aislado que habría ocurrido sin el Lend-Lease. 

A pesar de esto, es un completo non sequitur: 1) decir que fue una "victoria soviética", dado que recibieron enorme ayuda por parte de los norteamericanos con el programa Lend-Lease. Tanto para avanzar contra los alemanes como para resistir su invasión. En última instancia, lo históricamente correcto es decir "victoria de los Aliados". 2) creer que la mediocre economía planificada de Stalin podía, por sí sola, producir recursos suficientes para derrotar a los alemanes. De hecho, el acontecimiento histórico innegable de la gran asistencia norteamericana, pone en serias dudas que pudieran.

En resumen: la Unión Soviética recibió una ayuda enormemente importante (y posiblemente definitoria) de suministros militares y estratégicos por parte de Estados Unidos con el programa Lend-Lease. Tanto para combatir la invasión nazi como para la posterior ofensiva. No fue una "victoria soviética", sino una "victoria Aliada". 

La izquierda llama "ignorancia" a lo que se conoce sobre la Segunda Guerra Mundial en occidente mientras, por otro lado, deliberadamente oculta hechos históricos fundamentales que afectan mortalmente el relato que despliegan. El doble rasero que practican algunos de sus miembros es lamentable.

PD: Adelantándome a cualquier posible trolleo, quiero dejar claro que de ninguna manera se desprende, de los hechos presentados, que defiendo al gobierno americano o a los nazis. Ni tampoco he dicho que los soviéticos no hicieron nada contra Hitler ni que los norteamericanos hicieron todo. El blog tiene suficiente material criticando cualquier medida gubernamental y la propia esencia interventora del Estado (sea cual sea ese Estado). El que crea que señalar la existencia de un hecho histórico (deliberadamente obviado por algunos), que pone en serias dudas el relato de "victoria socialista", es una defensa del gobierno de Estados Unidos o del "imperialismo" o de los nazis; deberá agregar eso a su caja de falacias. Hacer evidentes las falencias argumentales típicas de una ideología, en absoluto implica defender otra tanto o más extrema.




Weeks, Albert L. (2004) Russia's Life-Saver: Lend-Lease Aid to the U.S.S.R. in World War II. Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield Publishers, Inc. 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario